¡Siempre fuertes! con Pablo Ràez

Sorprende el impacto que ha provocado la muerte del joven Pablo Ráez, quien en sus  dos años de batalla contra la leucemia inspiró y dio fuerzas a miles de personas de muchas partes del mundo gracias al eco que obtuvo en las redes sociales. Pablo era un chico con magnetismo, que guardaba un secreto.

Reconozco que hasta que no murió no le conocí. Después, he descubierto una figura que contagiaba alegría y ganas de vivir. Un joven deportista y bien plantado que hablaba de la muerte con una naturalidad que al principio provoca casi escalofríos y luego te conquista con su sencillez, como se demuestra en las declaraciones del video de arriba (1’ 13″).

Leyendo y viendo sus testimonios en las diversas fases de la enfermedad, se descubre que esa madurez y profundidad también se alimentaban de su confianza en Dios. No hace alardes ni da sermones, pero la convicción con la que habla no es la del simple “optimista” de veinte años.  “La muerte forma parte de la vida – escribió en su última entrada en Facebook-, por lo que no hay que temerla sino amarla”. Asumo la exclamación “¡Siempre fuertes!”, con el que concluía sus videos, aun en los momentos de poca esperanza, como una contraseña para imitar su espiritu de superación.